Curiosidades Guinness

Cosas curiosas de este mundo insólito

El Día de los Difuntos Vs Halloween

Leyendo sobre la fiesta de Halloween y el por qué se celebra en España, me he encontrado con una entrada del foro hispanismo.org, donde se dice lo siguiente:

“Honrad a los muertos, despreciad Halloween. De cómo lo sagrado se banaliza

España entera se convierte hoy en una cofradía siniestra de gentes disfrazadas como figurantes de una película americana de terror. A esta fiesta, promocionada por el Estado en las escuelas y por los medios de comunicación en las calles, la llaman Halloween y la pronuncian Jalogüín. Es una patente manifestación de hasta qué extremo los españoles hemos perdido nuestra identidad cultural. Y con ella estamos perdiendo, también, una forma particular de entender la muerte: hoy los muertos ya no son parte de la comunidad, sino un repulsivo instrumento de risa morbosa y estremecimiento pueril. Es lamentable.

El Halloween a la española empezó siendo una fiesta de niños que se disfrazaban tal y como veían en la televisión. Luego se generalizó en las escuelas, con frecuencia bajo estímulo de los cuadros docentes. Inmediatamente después, las concejalías de Cultura de los municipios decidieron amparar el festival y ampliárselo al público adulto, en una enésima versión de ese “pan y circo” en que suele consistir la gestión cultural pública. Hoy la fiesta de Halloween forma parte de los hábitos de nuestros compatriotas: los que no se disfrazan, ayudan a sus hijos a hacerlo. La pregunta es: ¿Saben por qué hacen eso? La respuesta es no.

Mientras Halloween se extendía entre nosotros, iba evaporándose al mismo tiempo la fiesta tradicional de Difuntos, la fecha en que la gente honra a sus muertos recordándolos, acudiendo al cementerio, llevando flores a las tumbas. No hace mucho tiempo, los poderes públicos estimulaban, ese día, la representación pública de Don Juan Tenorio, la obra de Zorrilla. Hoy casi nadie recuerda al Burlador: se lo ha tragado Halloween.

¿De dónde viene Halloween? De Norteamérica, por supuesto, pero, ¿nació allí? No. De hecho, quienes pretenden defender el valor cultural de esta fiesta comercial suelen insistir en que, en origen, Halloween era una fiesta céltica de los difuntos, de manera que los europeos no estaríamos copiando algo ajeno, sino recuperando algo que era nuestro. Es un asunto sobre el que conviene decir un par de cosas. El antecedente inmediato del Halloween moderno es la fiesta inglesa del periodo llamado Hallowtide, que comprende desde la vigilia de Todos los Santos hasta el día de los Difuntos. Y su antecedente remoto, en efecto, es una vieja fiesta céltica, Samhain, Samain o Samuhin, que ha conseguido sobrevivir hasta una fecha relativamente reciente en Irlanda. Ahora bien, el Halloween actual ya no tiene nada que ver con aquello.

Esas fiestas de Samain tenían por objeto ritualizar el momento en que el mundo de los vivos se encontraba con el de los muertos. Fue una fiesta pagana hasta el año 835, cuando la Iglesia transfirió el día de Todos los Santos desde el 13 de mayo al 1 de noviembre; el día de Difuntos no fue transferido al 2 de noviembre hasta 988. Roma superpuso así las fiestas de la religión cristiana a las de la religión pagana, en un género de sincretismo muy frecuente y que explica por qué el catolicismo -el de antes- es más una religión europea que una fe próximo-oriental.


De lo sagrado a lo banal

El hecho es que tanto antes como después de la cristianización, las fiestas de Todos los Santos y de Difuntos tenían una función muy concreta: honrar a los muertos. Para ello era costumbre encender hogueras sobre las colinas; en esas hogueras se quemaba simbólicamente el mal (a veces, en tiempos ya lejanos, no sólo simbólicamente) y se invocaba la protección de los antepasados, que no eran imaginados como seres terroríficos que salían de sus tumbas, sino como espíritus familiares dispuestos a ayudar a los vivos. Todavía en tiempos de la reina Victoria se encendía una gran hoguera frente a Balmoral.

La superstición de los fantasmas vinculada a estas fiestas es más bien tardía y proviene de una vulgarización del sentido original del rito. Lo esencial en esta fiesta no era el miedo que da el muerto viviente, sino la fuerza que nos proporciona la comunicación con el reino de la muerte. La fiesta tradicional no conjuraba a los muertos como una potencia negativa –ni en el Samain ni, después, en el Día de Difuntos-, sino que reintroducía a los muertos en la comunidad. En ese sentido, la costumbre española de representar Don Juan es fiel al verdadero espíritu de la fiesta. Más fiel, sin duda alguna, que todas estas imitaciones del Halloween americano, donde el muerto ya no es un socio, sino un enemigo. En esa diferencia reside toda la cuestión.

Lo que hoy celebra a nuestro alrededor toda esa gente disfrazada de monstruo cómico no tiene nada que ver ni con el Día de Difuntos cristiano ni con su precedente pagano. Es una pura parodia comercial, banalizada, frivolizada, que en el fondo oculta un enorme trastorno de nuestra cultura: ya hemos dejado de saber vivir junto a nuestros muertos.

Pero toda cultura, como recordaba Jünger, se construye sobre el culto a los muertos. Cuando estos son vistos como algo repulsivo o grotesco, es que una cultura ha llegado a su etapa terminal. ¿Queréis salvarla? Honrad a vuestros muertos, despreciad Halloween.”
Y por otro lado encontramos este artículo de aciprensa.com donde se explican los orígenes de Halloween, su significado y la procedencia de sus aspectos más tradicionales:

“La celebración del Halloween se inició con los celtas, antiguos pobladores de Europa Oriental, Occidental y parte de Asia Menor. Entre ellos habitaban los druidas, sacerdotes paganos adoradores de los árboles, especialmente del roble. Ellos creían en la inmortalidad del alma, la cual decían se introducía en otro individuo al abandonar el cuerpo; pero el 31 de octubre volvía a su antiguo hogar a pedir comida a sus moradores, quienes estaban obligados a hacer provisión para ella.

El año céltico concluía en esta fecha que coincide con el otoño, cuya característica principal es la caída de las hojas. Para ellos significaba el fin de la muerte o iniciación de una nueva vida. Esta enseñanza se propagó a través de los años juntamente con la adoración a su dios el “señor de la muerte”, o “Samagin”, a quien en este mismo día invocaban para consultarle sobre el futuro, salud, prosperidad, muerte, entre otros.

Cuando los pueblos celtas se cristianizaron, no todos renunciaron a las costumbres paganas. Es decir, la conversión no fue completa. La coincidencia cronológica de la fiesta pagana con la fiesta cristiana de Todos los Santos y la de los difuntos, que es el día siguiente, hizo que se mezclara. En vez de recordar los buenos ejemplos de los santos y orar por los antepasados, se llenaban de miedo ante las antiguas supersticiones sobre la muerte y los difuntos.

Algunos inmigrantes irlandeses introdujeron Halloween en los Estados Unidos donde llegó a ser parte del folclor popular. Se le añadieron diversos elementos paganos tomados de los diferentes grupos de inmigrantes hasta llegar a incluir la creencia en brujas, fantasmas, duendes, drácula y monstruos de toda especie. Desde ahí, se ha propagado por todo el mundo.

El 31 de octubre por la noche, en los países de cultura anglosajona o de herencia celta, se celebra la víspera de la fiesta de Todos los Santos, con toda una escenografía que antes recordaba a los muertos, luego con la llegada del Cristianismo a las ánimas del Purgatorio, y que ahora se han convertido en una ensalada mental en la que no faltan creencias en brujas, fantasmas y cosas similares.

En cambio, en los países de cultura mediterránea, el recuerdo de los difuntos y la atención a la muerte se centra en el 2 de noviembre, el día siguiente a la celebración de la resurrección y la alegría del paraíso que espera a la comunidad cristiana, una familia de “santos” como la entendía San Pablo.
Diversas tradiciones se unen, se mezclan y se influyen mutuamente en este comienzo de noviembre en las culturas de los países occidentales. En Asia y Africa, el culto a los antepasados y a los muertos tiene fuertes raíces pero no está tan ligado a una fecha concreta como en nuestra cultura.


Calabaza, golosinas, disfraces…

La calabaza fue añadida después y tiene su origen en los países escandinavos y luego regresó a Europa y al resto de América gracias a la colonización cultural de sus medios de comunicación y los telefilmes y películas importados.

En los últimos años, comienza a hacer furor entre los quinceañeros mediterráneos y latinoamericanos que olvidan sus propias y ricas tradiciones para adoptar la hueca calabaza iluminada. En Hallowe’en (de All hallow’s eve), literalmente la Víspera de Todos los Santos, la leyenda anglosajona dice que es fácil ver brujas y fantasmas. Los niños se disfrazan y van -con una vela introducida en una calabaza vaciada en la que se hacen incisiones para formar una calavera- de casa en casa. Cuando se abre la puerta gritan: “trick or treat” (broma o regalo) para indicar que gastarán una broma a quien no les de una especie de propina o aguinaldo en golosinas o dinero.

Una antigua leyenda irlandesa narra que la calabaza iluminada sería la cara de un tal Jack O’Lantern que, en la noche de Todos los Santos, invitó al diablo a beber en su casa, fingiéndose un buen cristiano. Como era un hombre disoluto, acabó en el infierno.

Con la llegada del cristianismo, mientras en los países anglosajones tomaba forma la procesión de los niños disfrazados pidiendo de puerta en puerta con el farol en forma de calavera, en los mediterráneos se extendían otras costumbres ligadas al 1 y 2 de noviembre. En muchos pueblos españoles existe una tradición de ir de puerta en puerta tocando, cantando y pidiendo dinero para las “ánimas del Purgatorio”. Hoy en día, aunque menos que antaño, se siguen visitando los cementerios, se arreglan las tumbas con flores, se recuerda a los familiares difuntos y se reza por ellos; en las casas se hablaba de la familia, de todos los vivos y de los que habían pasado a otra vida y se consumían dulces especiales, que perduran para la ocasión, como en España los buñuelos de viento o los huesos de santo.

Mientras tanto, al otro lado del océano y al sur de Estados Unidos, la tradición católica llevada por españoles y portugueses se teñía de color propio en cada país americano, mezclada a los ritos locales precoloniales y al folklore del lugar.

Seguramente en Galicia se unen dos tradiciones: la celta y la católica, por lo que es esta la región de España en la que más perdura la tradición del recuerdo de los muertos, las ánimas del Purgatorio, muy unidas al folklore local, y las leyendas sobre apariciones y fantasmas. En toda España perdura una costumbre sacrosanta que se ha introducido en los hábitos culturales: la de representar en esta fecha alguna obra de teatro ligada al mito de Don Juan Tenorio. Fue precisamente este personaje, “el burlador de Sevilla o el convidado de piedra”, creado por el fraile mercedario y dramaturgo español Tirso de Molina, el que se atrevió a ir al cementerio, en esta noche, a conjurar las almas de quienes habían sido víctimas de su espada o de su posesividad egoísta.

En todas estas representaciones ritos y recuerdos pervive un deseo inconsciente, y más bien pagano, de exorcizar el miedo a la muerte, sustraerse a su angustia. El mito antiguo del retorno de los muertos, se ha convertido hoy en fantasmas o dráculas con efectos especiales en los filmes de terror.”

Sin duda este es un tema muy polémico ya que Halloween no es una fiesta nuestra pero si, insulto a nuestros difuntos pero culto a nuestros antepasados. En fin, en Internet te encuentras todo tipo de opiniones al respecto, y está claro que nos hayamos muy lejos del consenso.

Y tu, ¿qué opinas?

octubre 14, 2009 - Posted by | Debates y polémicas, Opiniones interesantes | , , , , , , , , ,

6 comentarios »

  1. Dear Friends, Hey! How are you? Happy late Haloween! :D!

    Comentario por DenzelWNal | noviembre 2, 2009 | Responder

  2. El sector funeral se moderniza

    Para dar mas vida a nuestros difuntos,
    El portal Rememori.com esta dedicado a la publicación y consulta online de esquelas. Pero también ofrece a los usuarios enviar flores virtuales, condolencias, velas… virtuales etc..
    Además de estos servicios informa los internautas sobre artículos y documentos de interés
    Los cementerios más famosos del mundo – La últimas tendencias en diseño de ataúdes- Nuevas tendencias del Japón – Costumbres en America Latina – Rituales – Las diferentes religiones en el mundo

    Comentario por Lisa | noviembre 12, 2009 | Responder

  3. […] El Día de los Difuntos Vs Halloween […]

    Pingback por Curiosidades Guinness: Lo más visto en el blog « CURIOSIDADES GUINNESS | febrero 18, 2010 | Responder

    • sois unos marginados de la vidaa
      os abeis copiado de mi ideaa
      q os den por culo y por cojon´s !!! ojoooo el ganchoooo

      Comentario por pedrolosco luiosotepituitaria de la torre francesa | octubre 26, 2011 | Responder

      • travestii tuu

        Comentario por maiuana contrelipijapituatiadelo | octubre 26, 2011

      • eso os abeis copiado de mi amigo/a (del titulo solo) pero os abeis copiado!!
        y le abeis creado OTRO TRAUMA!!!
        por cierto mu buen reportaje
        xD

        Comentario por pesidro luiquico | octubre 26, 2011


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: